Me gustas

 

Me gustas, más de lo que podría expresar y eso me asusta. Me gustas, así como la nube al cielo, el mar a la orilla, el árbol de mango a la ciguita, las palomitas a la película, los patines a la autopista. La lluvia a la acera, el marco a la puerta, el compás al pentagrama, el frío a la noche, los cojines al sofá, los dedos al teclado, el universo a la galaxia. La mentira al sueño, los ojos al misterio. Así me gustas, más de lo que podría explicar y eso me gusta.

 

Marifa

 

La sonrisa

Sé que al ver mis dientes blancos, la elegante forma en que se abre mi boca, el sonido de las coquetas cuerdas al rozar, los efectos especiales que emiten mis ojos, la luz que aparece de quien sabe donde, todo perfectamente sincronizado…te confundes. Lo siento, solo quería lucir natural, hacerte bueno el momento, olvidar por instante los tormentos que abruman mi alma. Lo siento, no fue real.

 

 

 

Marifa

Me he enamorado muchas veces

Me he enamorado muchas veces, cientas. De la hoja que se hace libre y empavonada flota. De las árboles de flamboyan mientras exponen su esplendoroso follaje en primavera e invierno. De la música común, única, excéntrica, diferente. De mi madre, de mi padre, de mis hermanos. De la maravillosa bóveda celestial, del tierno canto de un niño audaz.

Me he enamorado muchas veces, cientas. De la imagen impregnada en el papel de la humanidad. De la gente diferente, de la gente simple. Del movimiento aleatorio, del universo sublime. De uno que pensó que no iba asar posible. De otro que nunca supo que le amé.

Me he enamorado muchas veces, cientas. Del llorar excitante de cielo en una tarde de verano. De la energía potente, misteriosa, fluida que emite el astro de la noche oscura. De los personajes de algún largometraje, de charlas interminables, de días caóticos.

Me he enamorado muchas veces, cientas. De los extraños juegos del destino, de un hombre que me quiso mucho. Del algodón, del girasol, la rosa y el lirio. De las reflexiones que solo entiendes al final de camino.

Me he enamorado muchas veces, sientas. De la mañana, de la madrugada. Del infinito conocimiento, del miedo incitante, de una mirada, de un cariño. Me he enamorado muchas veces, cientas…

 

Marifa

Por habernos conocido

Estás durmiendo, estoy despierta. Mientras me sueñas, yo te imagino. Estás sintiendo cada latido, aunque esté claro, estás confundido.

Estoy sonriendo, tu estás soñando, aún no lo entiendes, yo tampoco, lo cierto es que algo está pasando.

Soy muy prudente, eres muy sabio, no estamos desesperados, sabemos que todo se disipará en el momento adecuado.

 

 

Marifa

Poesía Hindú

Siento una profunda conexión con la cultura hindú. Tal vez esté un poco loca, pues creo que alguno de mis ancestros lejanos perteneció a este país, todo es posible, somos ciudadanos del mundo, ¿verdad?…

Esta madrugada de inspiraciones excéntricas les traigo unos cuantos versos que he encontrado por ahí. Estoy segura de que les va a encantar. Los tengo muy pendientes…

 

Besos de escarcha,

 

Marifa

 

 

(Vydia, sánscrito, siglo VIII)

 

 

Oculta

en un jardín de pepinos

una muchacha tiembla

de deseo

En el lecho su amado

exhausto yace y amoroso

Ella se funde en su cuerpo

alegre

y le echa los brazos al cuello

Uno de sus pies

roza el collar de conchas marinas

asido a la vid sobre la cerca

El cascabeleo ahuyenta

a los zorros en la oscuridad.

 

 

 

(Ismail, 1928)

 

You’re mine

only when you take off all your clothes

for me

 

when you’re dressed

you belong to the world

 

I´m going to shred this wolrld

into pieces

one day.

 

 

 

(A.S. Mukthayakka; 1954; kannada)

 

Cuando tus primeros besos

escribieron mudos

mi nombre,

sobre mi cuerpo,

en quietud,

el silencio comenzó a cantar.

 

Me Parece Amor Mío…


Me parece, amor mío, que antes de rayar el día de la vida
tú estabas en pie bajo una cascada de felices sueños,
llenando con su líquida turbulencia tu sangre.
O, tal vez, tu senda iba por el jardín de los dioses,
y la alegre multitud de los jazmines, los lirios y las adelfas
caía en tus brazos a montones y, entrándose en tu corazón,
se hacía algarada allí.

Tu risa es una canción, cuyas palabras se ahogan
en el gritar de las melodías; un rapto del olor de unas flores
no vistas; es como la luz de la luna que rompiera a través
de la ventana de tus labios, cuando la luna está escondiéndose
en tu corazón. No quiero más razones; olvido el motivo.
Solo sé que tu risa es el tumulto de la vida en rebelión.

 

Genialidades del universo

Desconocía la presión interna que causa el simple hecho de estar tan cerca y a la vez tan lejos. Pasearse por los mismos pasillos a destiempo, sí,  a destiempo porque el destino no puede ser tan cruel, la vida sí, ella es una bromista, le justa jugar pesado.

Demasiada sincronía ya es conocerte sin querer, sentirte aquí en el pecho devorándome, consumiéndome como una quimera intensa, que a la vez despierta mi apetito agridulce, misterio de un amor quizás, ya ni sé, pero estoy segura… genialidades del universo que nos sumergen en sueños mientras estamos despiertos.

Marifa

 

 

 

 

Marifa

Alivio

Esa sensación de felicidad que carga el alma cuando no carga nada.

Cuando el aire que entra en tus pulmones está lo suficientemente tibio como para llevarte a la saciedad plena.

Cuando el miedo y la inseguridad no importan más que para dejarles atrás.

Cuando sabes que tomaste la decisión correcta, que no lo postergaste más.

Cuando te sorprende una sonrisa mientras escribes unas lineas de lo bien que se siente estar en paz.

 

Marifa

No logro recordar como llegaste a mi. Ahora intento detener una estampida sedienta de ti.

algo de pasión, curiosidad, gusto, deseo, conocimiento, amor …

 

Marifa

Debo Ser Honesta

Tengo miedo. No voy a buscar metáforas, ni  escribir poemas redondos, voy a ser sincera, clara, franca, realista, porque mi corazón lo necesita.

No sé lo que me pasa, simplemente no sé, eso me tiene enojada, impotente, necia, sobre todo necia, porque la curiosidad me está matando, porque esto que dije que nunca me pasaría me está pasando y me encanta, pero me duele, duele mucho.

El destino es incontrolable, puede que todo sea parte de una de esas etapas en donde hay cambios y nacen cosas, el problema es que hay que cortar, y quizás no sea buena idea plantar en cualquier tierra, cuando la tuya ya tiene abono y está cosechada.

Gracias a Dios por regalarnos la sabiduría, a veces momentánea, pero ahí está. Pensar con cabeza fría siempre es mejor, los frutos maduros naturales, nunca se compararán con los sometidos en carburo. Sí, sigo sin saber que está pasando, sí, tengo miedo, pero dejaré que el tiempo me muestre y seré paciente, o tal vez cobarde…

 

Marifa