¡No te vayas!

  Me veo frustrada tras el misterio que esconde las manecillas del reloj, ¿24 horas tiene el día? ¿verdad?,  que se convierten en minúsculas fracciones de segundos. Todo va tan rápido que no vale calendario, no importa que tanto nos empeñemos en evaluar  lo que haremos en una semana, siempre nos falta. Es amigo de quien le agrada y…