La escencia de la vida

La suave brisa que nos roza. El cálido sol con sus rayos que son luz. Las dulces pupilas de las montañas, que las hacen señoritas. Los arboles, sus pestañas finas.

Los gigantes algodones que adornan la bóveda celestial. La mecánica de nuestro organismo. Nuestro corazón. Las aves entonando el canto de la vida. Las flores, la mejor decoración.

La mirada sorprendida de un bebé. La sonrisa comprensiva de un anciano con todas sus arrugas, cofres de sabiduría. La ternura con la cual le habla una madre a su hijo. La poesía.

La neblina cegadora y fascinante que transporta tanto aire necesario para el mundo. Cada fruto. Cada gota de lluvia. Cada sueño escondido. Cada invierno. Cada beso. Cada sentir.

Tantas cosas moravillosas que existen en la tierra. Cosas que no se pueden hacer. Cosas que nacen y nos dan placer, y aún seguimos preguntándonos si Dios existe.

Anuncios

One Reply to “La escencia de la vida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s