”Te amo más que a mí, te amo y por eso te dejé ir…”

Escucho una melodía a lo lejos, una vez supe quien la entonaba.

Cada verso narra mi estado, algo triste, algo alegre, algo movido, algo lento, algo exótico, algo dulce, algo suave, algo hermoso.

Me dejo llevar por la melodía, el ritmo se apodera de mi. Quiero llorar, pero sonrío, quiero bailar, pero respiro.”Te amo más que a mí, te amo y por eso te dejé ir.”

Mis brazos se mueven al compás del viento, la sangre corre, el corazón bombea, los tambores susurrándome tu nombre, las notas rozando mis caderas.

”Te amo más que a mí, te amo y por eso te dejé ir…”

 

Marifa

Anuncios

Si supieras que esta noche te extraño más que nunca, ¿dejarías de buscarme, y vendrías a encontrarme?

Marifa

 

De cuando la avenida se tiñó de verde

 

Expresar con palabras todas las emociones que nos golpeaban mientras caminábamos, es imposible, un pueblo unido contra la venenosa acción que tantos políticos y empresarios han cometido contra la nación, es invencible.

Muchos insisten en que no valdrá la pena, yo digo que es solo un paso, uno de tantos los que haremos por el  cambio, para que la cultura de la corrupción no esté inscrita dentro de nuestra identidad, para que nuestros hijos, nuestra descendencia, tengan algo bueno, puedan vivir en un ambiente de equidad, libertad y respeto.

No hubo distinción entre clases sociales, ni color de piel, ni ideologías políticas, ni creencias religiosas y mucho menos de edad, fuimos uno por el bien de todos.

Yo sí creo en mi país, yo sí creo en mi gente, yo sí amo mis raíces y por eso vocifero sin miedo, ¡No a la impunidad!

 

Marifa

 

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior

 

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exterior

 

La imagen puede contener: 1 persona, exterior y texto

La imagen puede contener: 1 persona

 

La imagen puede contener: 1 persona

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie

Resultado de imagen para marcha contra la impunidad

Resultado de imagen para marcha contra la impunidad niños

 

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, multitud y exterior

 

La imagen puede contener: 1 persona, de pie y exterior

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie y exterior

 

La imagen puede contener: una o varias personas, multitud, cielo, árbol y exterior

Que lloro por ti

Es una delicia amarte,

es un placer esperarte,

tocarte, besarte, apreciarte,

todo eso es arte.

 

Tu presunción me encanta.

La manera en que nublas mi pensar

llevándome al éxtasis celestial,

entre piedras de larimar.

 

Como las mariposas a

los niños, así, así de maravillada

ante tan espléndida manera de ser

sin dejar de ser, de estar sin

dejar de estar, de dar todo lo que

tienes, a cambio de una sonrisa.

 

Hoy me faltas, hoy no estás,

pero una estrella guarda

nuestras idílicas escapadas

nocturnas.

 

Allí bajo una quimera,

yace la luna de queso,

esa que a veces olvidas y

yo admiro. Esa que se

ha convertido en

nuestro nido.

 

Hoy no estas aquí, pero

te siento, mi dulce clavel

frió, mi tierno pedazo de cielo,

mi cálido rayo de sol.

 

Y si me escuchas susurrar tu nombre,

no lo ignores, no lo ignores,

a veces desespero y clamo,

el crepúsculo es indiscreto,

no sabe que lo hago a escondidas,

no sabe que lloro por ti.

 

Marifa

 

 

 

 

Nota difusa

Llego a casa cansada con un cúmulo de cosas en la cabeza, tratando de concentrar la mirada a un tema  con el fin de escribir algún poema, o tal vez una reflexión. Son tantas las cosas que han pasado en estos días que no sería justo dejar a fuera alguno. O son todos, o no es nada, y creo que me quedo con la nada.

Interesante miembro de la inexistencia que nos dificulta la existencia. Es ahí donde radica lo que nos provoca angustia, miedo, intriga. La nada puede ser todo. Eso, eso es maravilloso.

A partir de ahí inicio mi semana, sin grandes expectativas, aun emocionada por la marcha de ayer (les contaré en otra publicación), con el itinerario de siempre, mas resulta que en 19 horas he utilizado tantas veces el cerebro que ya me duele la cabeza, bueno,  eso es lo normal, ¿verdad?, hacer tareas implica utilizarlo, organizar la semana también, sin embargo el verdadero saber llega a doler de cuando en vez. Hasta me enredé.

En algún momento de mi historia tuve el deseo de estudiar filosofía, se lo comenté a mi madre, dijo que moriría de hambre, así que cambié a Ingeniería Civil. Por cosas de la vida me topé con la carrera de Comunicación Social, y quiero decir que la conocí antes, de hecho era la opción de mi hermana desde que tengo uso de razón, pero entonces la vi diferente que ahora.

Les confieso que hasta ese momento las matemáticas eran mi mundo difuso. Digo difuso porque mi corazón no estaba a gusto con la decisión. Lo forzaba a que mirara hacia un punto que no podía divisar, la verdad tenía miedo de hacerle caso.

Estaba en mi último año del bachillerato, casi con una beca para la carrera que les dije, varada entre la linea del futuro y la mentira. Mentira porque yo sabía que eso no era lo que en realidad deseaba, mentira porque el cerebro no me dolía cuando lo decía, mentira, porque era mentira.

Ahora escribo para ustedes, y para los seres que amo, en ese entonces ni siquiera leía, si bien trataba de documentarme sobre lo que pasaba, ni la literatura, ni las letras eran mi norte. Lo pienso y me duele pues pude aprovechar mejor ese tiempo.

Cuando era adolescente me enamoré de un chico 4 años mayor. Empecé a componer canciones para él, nunca se las entregué. Lo veo  y me pregunto como fue que no le dije, tampoco hizo falta. Los primeros pasos estaban dados, mas llegó la edad media.

Ahora me encuentro sentada y me duele la cabeza, he escrito cosas divergentes, creo que hice un arroz con mango, pero me duele la cabeza y eso es buena señal. Me apasiona mi carrera, me apasiona enseñar, me apasiona el arte, la música, la cultura, el hecho de que haya tantas personas que también sientan lo mismo, me hace feliz.

Al fin y al cabo estoy en el área que me corresponde estar, estudiando lo que debo, y eso, eso es aún más maravilloso que la nada.

No sé porque he escrito todo esto, no recordaré lo que expresé, de eso estoy segura, pero tengo la extraña sensación de que me entiendes mejor que nadie, o tal vez no, pero lo intentas. Si te preocupa  llama a la emergencia, mas te digo que no valdrá la pena, pues estoy sufriendo un mal para lo que solo hay una cura: El conocimiento.

 

Marifa

 

 

 

Busco tus versos

El blog de Fabio

nino-sonriendo-letra-pizarra

Textos Solidarios es un esfuerzo colectivo, un trabajo de equipo. Como integrante, quiero que cada pedacito del libro salga de la creatividad de los colaboradores. Quiero tu opinión para poder decidir.

¿Qué pasó con el título del libro? El mundo en tus manos. Tu aporte y tu voto también fueron importantes para elegirlo.

Te vuelvo a proponer algo parecido. Un guion con poesía para el booktrailer del libro. Busco tu texto. Sí, quiero que esté tu texto. Te agradezco que hagas llegar tus versos. Lo que te salga. Se publica en blog para elegir el mejor.

Como te decía, el texto elegido se va a usar en el video, pero también va en el libro. Para eso, preciso algo concreto:

  • un poema de diez versos, de unas once sílabas cada uno, no necesita rima;
  • que en el texto uses alguna de estas palabras: solidaridad, ayuda, esperanza, cooperación, humanidad; también…

Ver la entrada original 97 palabras más

Cuestiones

¿Y si un día no despierto? ¿o tal vez esté durmiendo?

¿Los sentidos, son perfectos? ¿Los sonidos, mensajeros?

¿Y la luna, de verdad está tan lejos?

¿La ciencia da respuesta a la vida? ¿ o la vida a la ciencia?

¿Es preciso precisar? ¿Es consisto, consistir?

¿Valer vale menos que ser? ¿Ser es lo que debería ser?

¿Dios existe? ¿Dios es fiel?

¿Las monedas flotan? ¿Las piedras se hunden?

¿Generalizar es ser poco inteligente?

¿Cómo se resuelven los problemas entonces?

¿Si abro la puerta, estoy fuera o dentro?

¿Si me enamoro, es normal llorar?

¿Y si lloro, es normal que duela?

¿Las galaxias, son eternas?

¿La naturaleza nos guía?

¿Nosotros la guiamos a ella?

¿Todos somos iguales?

¿Todos somos diferentes?

¿Y si todos fuéramos uno?

¿sería aburrido?

¿Tener miedo, es ser cobarde?

¿Ser cobarde, es ser inútil?

¿Toda pregunta, tiene respuesta?

¿Por qué hacemos tantas preguntas?

¿El mar cabría en el cielo?

¿El cielo cabría en el mar?

¿Amar se muestra solo con besos?

¿Besar es sinónimo de amar?

¿Enseña todo el que piense?

¿Piensa el que quiere pensar?

¿Si un día se acaba la tierra?

¿Podremos volver a empezar?

 

 

Marifa

 

 

La llave de la vida

Y hubo dos almas traviesas que, por aras

del destino, se fusionaron en una estrella.

 

Una de ellas dulce y clara como las aguas del cielo,

la otra era intimidante, con suaves toques se misterio.

 

Libres viajaban por corrientes galácticas,

buscando algo que no entendían.

 

La dulce con los aros de Saturno jugaba,

la intimidante entonces cansada,

en Marte encontró reposo.

 

Y hubo un día en que la dulce

decidió cambiar camino,

en realidad se extravió,

mas no le gusta decirlo.

 

En una esquina, cerca del sol, una esfera radiante

le sorprendió. se trataba de la madre tierra, un planeta bordeado de todos verdes, azules y blancos algodones.

 

 

La emoción de ella se apoderó.

Empezó a  saltar de un lado para el otro,

tiñendo de colores todo lo que le rodeaba.

 

La intimidante se había rendido,

y en una nube lloraba,

súbitamente un celaje molesto le hiso  voltearse.

 

Cual si hubiera visto una nebulosa, quedó maravillada

con los matices que de aquel ser emanaban.

 

Taciturna, sigilosa, con premura,

fue acercándose aquella fiesta.

 

Tuvo miedo, no tenía experiencia,

jamás había conocido a nadie,

ni siquiera sabía lo que era conocer,

mas ese día lo hiso, y de qué manera.

 

Mientras flotaba hacia la luz viva,

su energía se fundía con la adversa.

 

Ella sonríe, la otra baila,

acuarelas pintorreaban

el espacio sideral.

Azul, blanco, amarillo,

ya todo estuvo unido.

 

Y hubo dos almas traviesas que por aras

del destino se fusionaron en una estrella,

cada noche alumbran el firmamento enviando

mensajes a todo el que ama.

 

Corrientes de mar  susurran su historia

a los hombres que en la hermosa tierra habitan.

Enamorados le buscan, en las noches tibias,

para que  les muestren, la llave de la vida.

 

Marifa

 

 

 

El 18 de enero de 1936 moría en Londres RUDYARD KIPLING escritor nacido en la India británica. Autor de cuentos infantiles entre los que destaca por archiconocido “El libro de la selva” y de poemas como éste que os dejo hoy. m m CUANDO VAYAN MAL LAS COSAS Cuando vayan mal las cosas como a […]

a través de Cuando vayan mal las cosas — La librería de Chelo

Prefiero no pensar

Hoy es uno de esos días en los que prefiero no pensar.Reposar el cuello sobre la cama, cerrar los ojos y no pensar, no pensar…

Lienzo en blanco. El viento juega con mi nariz, se siente en el pulso el minutero, un perro ladra a lo lejos y más nada, no quiero pensar, lienzo en blanco,no quiero pensar…

Alguien abre la puerta, enciende la luz, la apaga y sale. Una hormiga o tal vez una araña, escala lentamente por mis rodillas, la espanto, suspiro, detente…. prefiero no pensar,lienzo en blanco…

Algo húmedo brota de mis ojos, limpió con los brazos, cambio de posición, respiro de nuevo,suelto un gemido que no logro entender, lienzo en blanco, prefiero no pensar…

Algo se estremece en mi pecho, tal vez sea producto del frio, tiento el colchón y encuentro la sábana, me arropo, los ojos acuosos, me aferro a la sábana, un momento, prefiero no pensar, lienzo en blanco…

Marifa