El mueble habitado

“¿Cuántos amantes se habrán perdido en el laberinto del idilio, sobre acolchado de este mueble abandonado?”

 

Marifa

Anuncios

“La gente se descubre por sus actos puros, esos que salen por las estrías de la fachada que nos acompaña todos los días de nuestra vida.”

 

Marifa

Cursilería

-Dime algo que no sepa. -Eso es muy fácil querida, muy fácil. – Te estoy retando, no creo que logres vencerme. -Verás que sí. -¿Ajá? -Hay cientos de cosas que desconoces y otras miles que ignoras. -No ignoro nada y todo lo sé. -Tu carácter,  la frialdad con la cuál me tratas dice otra cosa. – ¿Qué tiene que ver eso con saber? por ello prefiero invertir mi tiempo en cosas productivas y no en hablar contigo. -Tranquila, no tienes por qué alterarte. – No estoy alterada, no te ignoro, nada me preocupa. -Eso no es cierto, desde que tienes que manejar situaciones huyes y es peor si de sentimentos se trata. – ¿De qué sentimientos me hablas? ¿A caso estás loco? mi vida privada, es privada. – ¿Y no pudiste buscar un sinónimo para privado? Me sorprende sabelotodo. – Me tienes cansada! – No es verdad, me amas. – ¿Quién te mintió? – Tu mirada. -…poco tiene de especial. -Para mí lo es todo. -No digas boberías, nisiquiera soy bonita. – La más hermosa flor que adorna este jardín. – Ja! Oye y … ¿Dónde sacas esas cursilerías? – Nacen del corazón. – jajajaja, ajá ¿y desde cuando tu tienes eso? – Desde el momento exacto en que el destino provocó que te cruzaras en mi camino. – ¿Por qué sigues insistiendo si no te quiero? – Porque me amas. – ¿Y cómo sabes eso? –  No te cansas de repetirlo por todos lados. – Eso lo has dicho tu, necesitas ayuda de un especialista. –  Con Francisca ¿Dónde puedo hacer la cita? – De veras que tienes que estar loco, no soy psiquiatra, búscate otra. –  ¿De veras? eres la única que calma mis locuras. – Pero ni te conozco bien. – ¿tres años no son suficientes? – La verdad sí. – ¿…ahh sí? – Me estoy dando cuenta que estoy hablando con un psicópata. – Hahaha, me encanta tu sentido del humor. – Yo no me estoy riendo. -y ese reflejo que sale por tus labios….ves… ahí está. – Déjame en paz. – Bueno, esa bien, me voy… – No, espera,,, se te queda algo. –  ¿Ah sí? …

 

Marifa

Versos a la luna llena

Semejante esplendor provocó que contemplara la belleza de su ser. Es imposible que pases desapercibida, aunque sé que no quieres llamar la atención, la mereces toda. Minutos de admiración y gratitud por haber sido la fuente de inspiración de tantas almas sumergidas en los vacíos de la noche turbia, que resulta maravillosa por el simple hecho de que tú, cándido lucero celestial, has decidido aparecer.

Observar el camino de regreso da suficientes razones para valorar lo simple y bello que resulta el universo con creaciones tan complejas como tú. Todo esto salió a flote  por el mero hecho de que me detuve a mirar el cielo, imagina si te tengo cerca.

Único astro sideral, debo decir, con todo respeto, que me sorprendes, me sonrojas, me encantas. Te deseo más que a nada en este mundo.

Aquí estoy para ti, cada vez que desees volver.

Marifa

 

Como puedo decir que me disgustan las mentiras, si en ti creo todos los días cuando te veo, te escucho y sin embargo insistes en que no estas…

 

Marifa

Apariencias solo eso son, cuestiones que pudieran ser, que logran verse porque le permitimos estar. Tanto hay de mentira en lo que se ve como de verdad en lo que no está. Por ello no mires, observa, observame fijamente , con fervor candente, sin temor a escudriñar en las bodegas de las obras siniestras que nadie ha logrado encontrar…

Marifa

Alma de Halcón

Al cada día  luchar contra los que tratan de mantenerme atenta, acostumbré a las cuerdas. Aunque me lastimen el alma, aprendí a respira bajo el agua. De vez en cuando vuelve la sombra de lo que era,  me distraigo con lo simple y hermosos que son los detalles de la vida.

Bajo el bozal, se escapan sollozos del corazón aplastado por la realidad insulsa que no soporta la competencia justa que le hace el arte de ver más allá. Fácil resulta presionar, pero ¿y soltar? ¿para cuándo soltar? No me escuchan, tendré que esforzarme un poco más. Parece que no les importa, me quedaré aquí, volaré cuando entienda que es tiempo…  ya.

 

Marifa

Por ello te doy gracias

 

Escuchando esa canción que tanto detestas me doy cuenta de los estragos que el tiempo ha causado en mi. Una vez la bailaba con soltura, hoy sinceramente me disgusta. Antes odiaba esas pausas que haces al hablar, tu oído problemático, tus falta de detalles, ahora tu intento de sonrisa, me parece tierna. No me molesta repetirte hasta cien veces si es necesario, espero a que termines de explicar.

Por ti aprendí a aceptar a los demás como son, a navegar en los cielos lluviosos a caminar sobre el mar, a simplemente amar. Después de tantos momentos tormentosos, de tantas vivencias maravillosas, queda muy poco de ti que no se haya guardado por aquí. Si hasta al mirarte, creo verme en ti. A lo mejor sea un defecto de esos de los que causa la costumbre, nada de qué preocuparse mi vida, no ha sido en vano.

Aún tengo tu mirada como mi lucero predilecto, aún espero tu llegada con anhelo. Cada vez que me abrazas, siento el mismo cielo y cuando hablas amor, cuando me hablas así de cerca escucho al universo,  ese vacío eterno en donde nace toda galaxia, donde vuelve el alma al cuerpo.

Por un túnel oscuro, lleno de miedos, vas sumergiéndote hasta llegar justo al final, a lo más recóndito de mis adentros. Así como el océano pacífico, inmenso, misterioso, solo tú lo conoces. Has sabido guardar tan bien el secreto que ni me lo has contado, otras de las razones por las cuales me tienes tan atada, has logrado conocerme primero que yo misma, aún así respetaste el proceso, esperaste, te quedaste. Por ello te doy gracias.

 

Marifa