Una posible reflexión de amor

 

Te pasas un fragmento de tu vida ignorando todo para terminar así, rayando en lo ridículo, riéndote de ello, preguntándote en qué te descuidaste ¿Cómo dejaste pasar? …

Marifa

 

Anuncios

Temporada de poesía Caribeña

Hola gente linda, les traigo una propuesta que sé les llenará los fines de semana de colores brillantes y cálidos. Sucede que durante tiempo indefinido estaré publicando un poquito de los poetas más importantes nacidos en el mar Caribe.

Promover la cultura que me rodea es uno de mis objetivos principales de este año y  poder compartirlo con ustedes me llena de alegría, me motiva sobremanera, espero que les guste el olor a mar y la cercanía que nos ofrece esta zona intertropical.

Vamos a empezar con el amor de mi vida, José Ángel Buesa, nacido en Cuba en el año 1910. Conocido como “el poeta enamorado”, llegó a convertirse en uno de los autores más populares de su época. La crítica no siempre ha sido bondadosa con su obra por considerar que no logró desarrollarla a totalidad (honestamente no me imagino a un Buesa de otra manera, más sublime, pero hay que  respetar). Entre sus aportes más importantes están los poemarios: “La fuga de las horas“, “La vejez de Don Juan“, “Lamentaciones de Proteo” , “Poemas en la arena”, y mi favorito “Cantos de proteo”.

 

Poema de las cosas

Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tu sepas quién
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven…

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se estan yendo siempre, pero que no se van…

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser…

Por más que tu prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son…

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.

 

Canción del amor ajeno 

Sólo tú y yo sabemos lo que ignora la gente
al cambiar un saludo ceremonioso y frío,
porque nadie sospecha que es falso tu desvío,
ni cuánto amor esconde mi gesto indiferente.

Sólo tú y yo sabemos por qué mi boca miente,
relatando la historia de un fugaz amorío;
y tú apenas me escuchas y yo no te sonrío…
Y aún nos arde en los labios algún beso reciente.

Sólo tú y yo sabemos que existe una simiente
germinando en la sombra de este surco vacío,
porque su flor profunda no se ve, ni se siente.

Y así dos orillas tu corazón y el mío,
pues, aunque las separa la corriente de un río,
por debajo del río se unen secretamente.

 

 

Poema del renunciamiento 

Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.
Pasarás en silencio por mi amor y, al pasar,
fingiré una sonrisa como un dulce contraste
del dolor de quererte… y jamás lo sabrás.

Soñaré con el nácar virginal de tu frente,
soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar,
soñaré con tus labios desesperadamente,
soñaré con tus besos… y jamás lo sabrás.

Quizás pases con otro que te diga al oído
esas frases que nadie como yo te dirá;
y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,
te amaré más que nunca… y jamás lo sabrás.

Yo te amaré en silencio… como algo inaccesible,
como un sueño que nunca lograré realizar;
y el lejano perfume de mi amor imposible
rozará tus cabellos… y jamás lo sabrás.

Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,
—el tormento infinito que te debo ocultar—,
te diré sonriente: «No es nada… ha sido el viento».
Me enjugaré una lágrima… ¡y jamás lo sabrás!

 

Arte poética 

Ama tu verso,
y ama sabiamente tu vida,
la estrofa que más vive,
siempre es la más vivida.
Un mal verso supera
la más perfecta prosa,
aunque en prosa y en verso
digas la misma cosa.
 
 
Así como el exceso
de virtud hace el vicio,
el exceso de arte
llega a ser artificio.
Escribe de tal modo
que te entienda la gente,
igual si es ignorante
que si es indiferente.
 
Cumple la ley suprema
de desdeñarlas todas,
sobre el cuerpo desnudo
no envejecen las modas.
Y sobre todo,
en arte y vida, sé diverso,
pues sólo así tu mente
revivirá en tu verso.
Este artista murió como muchos grandes de este mundo, sin el reconocimiento que merecía el 14 de agosto de 1982 en República Dominicana.
Marifa
Posdata: Lo amo con todo mi corazón ¿A caso ustedes también?

Zamba para olvidar

No sé para que volviste

Si yo empezaba a olvidar

No sé si ya lo sabrás

Lloré cuando vos te fuiste

No sé para que volviste

Que mal me hace recordar

La tarde se ha puesto triste

Y yo prefiero callar

Para que vamos a hablar

De cosas que ya no existen

No sé para que volviste

Ya ves que es mejor no hablar

Que pena me da,

saber que al final

De este amor ya no queda nada

Solo una pobre canción

Da vueltas por mi guitarra

Y hace rato que te extraña

Mi zamba para olvidar

Mi zamba vivió conmigo

Parte de mi soledad

No sé si ya lo sabrás

Mi vida se fue contigo

Contigo mi amor contigo

Que mal me hace recordar

Mis manos ya son de barro
Tanto apretar al dolor
Y ahora que me falta el sol
No sé que venís buscando
Llorando mi amor llorando
También olvídame vos…

 

Detalles

 

Fíjate en las marcas que tienes en las manos,

se algo perspicaz, sigilosa, dale el tiempo, date el tiempo.

Coloca las palmas en el pasto, zambúllelas en agua fría,

deja que la piel  que las cubren te hagan

sentir lo que tu corazón y tu mente

traducirán en poesía.

 Dáselas a  quien provoque en ti un torbellino de ilusiones,

usa tus dedos solo para plasmar lo que tu alma impulse,

el ego gasta la belleza de los detalles.

Sostén esa foto,

la taza de café en las mañanas,

frótalas cuando necesites calor urgente,

y  al terminar el día colócalas debajo

tu rostro para que te acompañen a soñar.

Feliz cumpleaños Natalia,

que la vida te de para contar todas las historias

que esconde tu ser y que yo pueda estar en

alguno de esos momentos especiales.

Se te quiere con chocolates y terrones de azúcar.

Besos de escarcha…

 

Marifa

 

 

Buenas noches, buenas madrugadas…

Besos de escarcha…

Marifa

Una conversación con paréntesis

 

-Hola, ¿Cómo estás?

(En realidad  quiero verte, conocerte más, me he pasado toda la tarde pensando en ti y estoy locamente desesperada por abrazarte… darte un beso… Bendita loca!! Pon los pies en la tierra, solo amigos, solo amigos… )

– Hey! Todo bien, ¿Cómo va todo?

(Que raro que me esté hablando, ¿Será que quiere algo? No me voy a hacer ilusiones… actúa normal…  )

Súper, estoy trabajando en cosas nuevas, espero que este año sea productivo y exitoso, ¿y tú?

(… Está tardando en responder… sabía que era una mala idea..)

  Eso está muy bien! Pues yo muchos planes también, deseoso de poder iniciar unas cuantas cosas y terminar otras, ¿Qué tal tu trabajo? ¿Cómo te lleva?

(Así como dar el primer paso, invitarte a salir, robarte un beso… Llevarte de paseo sin boleto de vuelta…)

Uff!! Bien bien, sabes a veces muchas cosas que hacer, pero siempre saco tiempo para hacer las cosas que me gustan… jeje ¿Qué de ti?

(Como hablarte de vez en cuando, de cuando en vez, de cuando en donde…)

Creo que todo bajo control, las clases bien, hasta ahora, todo controlado.

(Porque no te me has acercado claro está… Maldita cobardía!… )

-Ahh okiss, pues me alegro mucho que estés bien.

(Yo de lanzada de nuevo… nunca aprendo, si me quiere hablar, pues lo hará… :/ )

–  Gracias por preocuparte.

(Hijo de la cerveza!! Pregunta algo, pregunta algo, pregunta algo!!!!!)

–  No hay de qué. Pasa buenas noches, descansa.

(Te quiero)

– Igual.

(Sueña con los angelitos princesa de mis sueños … Carajos! Caraaaaajo!! ¿No se me pudo ocurrir algo mejor?)

 

Marifa 

 

Cafecito de días buenos

Absorta en la espuma trasparente que nubla mi vista,

solo mi vista,

resuelvo imaginando algo que no ha sido,

y que si llega a ser,

transformará mi vida en

un cúmulo de chocolates y abejas,

de vino tinto y hiel,

de fuertes choques y

noches tibias,

de inextricables madruganas

que terminarán en unos

dulces y buenos días…

Marifa

 

Frases en fotos

Este fue un proyecto para la clase de seminario VI (Fotografía) que tomé, hace ya varios cuatrimestres.
El tema fue el código de ética del periodismo. Como me gusta invetar demasiado, disque porque soy creativa y cosas por el estilo, me pasé dos días haciendo estas imágenes…

espero les agraden…

Marifa

No hay texto alternativo automático disponible.

No hay texto alternativo automático disponible.

No hay texto alternativo automático disponible.

La imagen puede contener: flor y texto

La imagen puede contener: texto

No hay texto alternativo automático disponible.

No hay texto alternativo automático disponible.

No hay texto alternativo automático disponible.

No hay texto alternativo automático disponible.

 

No hay texto alternativo automático disponible.

No hay texto alternativo automático disponible.

Buenas noches y un postre

 

La jornada ha sido extensa, agotadora, y aún no termina. Con todo eso, saco este tiempo para dejarles un postrecito de buenas noches. No se preocupen por la dieta, les hará buena digestión.

Descubrí a Anita hace poco, es de esas artistas que te hacen cuestionar ¿Dónde estabas que no te había conocido? Gran intérprete del  Soul y el R&B, ganadora de Grammy y una excelente opción para calmar los ánimos cuando estás al borde de los nervios.

Sin más preámbulos, les dejo degustar y descansar también…

Besos de escarcha,

 

Marifa

 

Verso rebelde

 

Un verso se me escapó de pronto,

le dejé divertirse un poco.

Cuando quise finalizar el escrito,

le llamé de prisa.

Me ignoró,

seguía en su baile exótico con la nada y el olvido.

Hecha un manojo de furia,

valga los signos de admiración,

vociferé lo más fuerte que mis cuerdas vocales me permitieron,

esfuerzo hecho en vano,

subía el volumen de la música triste,

bajaban las ganas de trazar en papel,

cientos de hormigas caminado en los brazos,

nubes narcóticas envolviendo el cerebro,

ojos brotando inestabilidad,

piernas temblando sin razón aparente,

y allí al punto del colapso… vuelve,

cuanta falta me hacías  verso rebelde.

Marifa

 

Pintura: “Versos en vuelo” de Ricardo Avalo.